EL HABITÁCULO DEL SOÑADOR

Archive for the ‘Historias para aburrir a la peña’ Category

Justin Mask era feo como el solo, enano, pequeño, y muy cabrón. Era tan feo que en su casa no tenía espejos. Las autoridades le tenían prohibido salir a la calle porque hacía daño en los ojos a la gente, tanto es así, que, cuando salía sonaba una sirena por toda la ciudad para avisar a los ciudadanos que permanecieran en sus casas. Las calles por las que pasaba cuando iba para la escuela eran plastificadas con el objetivo de que nadie pudiera por error llegar a verlo.

Un día Mask decidió cambiar su aspecto, estaba alto por la forma en que lo aislaban de los demás. No tenía contacto con nadie, incluso, no sabía como era una persona. Ya desde pequeño fue aislado del resto del mundo en una burbuja. Con el tiempo, el gobierno le asigno una casa blindada, sin ventanas y sin ningún objeto que pudiera estar formado de cristal. Incluso los muebles eran negros, cualquier reflejo del muchacho resultaba catastrófico. Mask estaba decidido mostrarse al mundo, estaba alto de vivir escondido, o mejor dicho, atrapado. Tanto es así que decidió ponerse una careta y salir a la calle. Era otro, con careta, pero nadie llegaba a reconocerlo. Aunque también es verdad que nadie llegó nunca a verlo antes por su riesgo. Todo lo que veía era nuevo para él. Asombroso, lleno de colores voluminosos. Ahora comenzaba a vivir…..

Continuará…..

Anuncios

“Las musas dicen verdades semejantes a mentiras, las musas dicen mentiras semejantes a verdades.”

Breve historia de intriga en la que los personajes se ven envueltos en un conflicto en el presente cuyo origen tuvo lugar en el pasado… ya sabes, mejor lo lees…

Se trata de una brebe historia de dos jóvenes enomarados que abordan le signicado de los gestos corporales……

¿Y tú, sabes interpretar los gestos de tu pareja?

¿Qué quieres?- Dijo el genio-.

Quiero ser alto para reírme del viento.-dijo el enano-.

Eso no puede ser, mi pequeño amo. Ya que el que tiene el corazón pequeño no puede ser más grande que su sentimiento, aunque su pensamiento supere hasta al más alto del universo.

¿Por qué no, amable genio? Yo soy más bueno que el pan que te comes en el almuerzo.

Por ese motivo te lo digo. Porque el pan que me como en el almuerzo es el que te sobra cuando escupes al viento.

Eso no es verdad, genio. Yo al viento quiero superar, pero no le desprecio como dices en este momento.

No insistas, amo. No puedo. Pídeme otro deseo para que yo pueda volver a retomar mi largo sueño hasta que otro nuevo amo limpie el polvo que cubre mi lámpara con el paso de los milenios.

Está bien, querido genio. Pero necesito pensar mi único deseo, dame tiempo y yo te dejaré en tu descanso eterno.

Pues que así sea, adorable amo.

Y así será hasta nuestro próximo encuentro.

 

Y pasaron los años sin hallar el enano su más deseado sueño, por lo que con tanta espera se volvió a dormir el genio y sin deseo se tuvo que quedar por lento de entendimiento. El mejor deseo se saca con el pensamiento, más el mejor sueño solo se consigue con el más grande sentimiento y esfuerzo.

Cuando tenes la oportunidad para cumplir un deseo, aprovechala, porque pocas oportunidades tendrás después….


Han pasado por aqui

  • 25,669 aventureros/as
Blogalaxia hit counter