EL HABITÁCULO DEL SOÑADOR

El condeDvdnor

Cierta noche mientras repasaba los apuntes del libro del Conde Lucanor para un examen de lectura que tenía al día siguiente y que a la vez no paraba de pensar en mi chica me puse a escribir esta breve redacción basada un poco en los moralejas de cierto libro escrito por Don Juan Manuel. Los protagonistas son el Conde Dvdnor que encarna al Conde Lucanor y que enamorado de Maribea canto sus amor por ella a la vez que es aconsejado por Patriño. Este último encarna a Patronio. El nombre que le di a este personaje en estas ediciones mías es curioso ya que es una mezcla de su nombre original y el nombre de una presentadora de televisión, de un programa de la cadena de Antena 3, llamada Patricia, y que dicho programa se llama El Diario de Patricia. Este programa es una tertulia donde se reúnen una serie de personas que tiene un determinado conflicto personal, amor, familia, amigos, divorcios, etc. Pero bueno, volviendo a mi “obra”, plagio de la de Don Manuel, es escrita y enviada mediante mensajes multimedia por mi móvil a mi chica, que recibe el nombre de Maribea en esta narración.

Maribea viene del personaje de Melibea de la Celestina que también tuve el examen de este libro junto con el otro. Y para finalizar comento que si alguna palabra tiene una letra similar pero no la correcta es por dos motivos: 1. fallo mío. 2. Hecho a breve ya que se supone que está escrito en castellano antiguo.

 

1º Edición. 29/11/2006 22:10:44

Ejemplo XLV y demás palitos .Acto ONE: Acaeció una vez que flababa Dvdnor con Patriño sobre un romance que tenía con la más linda rubia de la comarca. Resultaba ser que aquel día había discutido con ella porque descuidaba torpemente su atención hacia ella, no era la primera vez que tal situación ocurría. Patriño escuchándolo tan atento con sus dos orejas que no eran pequeñas le contestó con paciencia y estreñimiento que eso era normal en los amores jovenxios y que si de verdad la amase debía luchar por su lado para poder siempre estar. Dvdnor alzando la oreja con vaivén al consejo de su fiel vasallo Patriño dio su palabra de que lucharía y resolvería todo obstáculo que se presentase hacia la ama de su corazón y intentaría lo posible no cometer torpezas y atender a su bien amada Maribea. “Moraleja: Quienes se pelean mucho se desean”.”Valoración personal: se advierte una clara mezcla entre castellano ambiguo con sms mobilai”.”Autor: un loco enamorado hacia ti y depresivo por examen del libro.”Editorial: Vodafone.”Dedicatoria: Buenas noches mi querida florecilla.

 

 

Viendo lo popular y aceptable de la primera edición y lo divertido que les pareció a mi chica y a sus amigas decidí escribir otro por pura distracción y diversión. Al final introduje un breve comentario del tipo de texto que escribí, puesto que el día de antes tuve un examen de comentario de texto. Y evidentemente también se lo envié:

 

2º Edición.05/03/2007 22:36:54

Ejemplo XLVI. Acto TWO: cierto día amaneció el Conde con aire risueño mitad despierto y otra mitad durmiendo pues aún estaba en sueño, cuyo primer pensamiento fue su dulce Maribea que en su mente con su pelo dorado y dulce sonrisa le deslumbraba mucho más que el sol que se colaba por su ventana.- Ohhh mi fermosa princesa que cautivado me tiene el corazón que con tu belleza hasta el sol a tu lado parece apagado. Cierto momento pasaba Patriño por sus aposentos y captándolo con su parabólica vía terrestre le preguntó que le estaba ocurriendo. Dvdnor, que bruscamente se despertó completamente le miró como si fuera un cateto.- lo que me ocurre Patriño es que estoy locamente enamorado de mi Maribea. Me despierto y me acuesto pensando en ella. Es la protagonista de mis sueño más profundos, y cada minuto que estoy despierto con ella quiero estar, ¿Crees que estoy enfermo?- mi señor, el amor n es ningún mal que debilita la mente ni el cuerpo, el amor es una cura-escudo contra todos los males de este mundo, por grande que sean, si estás con su amor los supera. –con amor el mundo nos es mucho mejor y se ve más bonito. Comentarios: El narrador es interno y se advierte reducción de fonemas propio del código sms mobilai. Dedicatoria: Te quiero muchísimo.

 

 

 

Estando una tarde aburrido jugando al ordenador en mi casa y recordando lo que me dijo una gran amiga llamada Isa en clase, que me dijo que haber si iba haciendo ya otra edición del Dvdnor que era muy divertido, me puse a realizar el siguiente texto. Y como siempre, se lo envié a mi amada.

3º Edición. 30/04/2007 20:36:05

Cierta tarde, Dvdnor hallado en una profundo concentración, observaba una radiante pero a la vez ágil puesta de sol. Cuando el último rayo en su piel penetró, en un último suspiro de calor nuestro joven amigo por fin se movió. Aunque falto poco para que se diera contra una piedra, de un salto de pie se quedó y entonado la voz un poema recitó:

Maravillosa y dulce Marilea, ama de mi corazón, guardándolo tu estas, por dios no lo sueltes jamás. Pienso en ti cuando no te veo, eso es obvio, y cuando te veo pienso como verte al siguiente día. Me asomo a la calle a comtenplar el cielo, mas un efecto óptico veo, ya que me imagino que te veo. Lo mismo me ocurre con la brisa que creyendo oler tu dulce aroma me enciende las mejillas. Cada tarde sobre mi viejo y cansado rocín los caminos suelo explorar, esperanzado por encontrarte con tus chachas, abuela y hermana pasear. Más últimamente no te hallo en mí peregrinar, por lo que a tu hermoso palacio decidí cierto Domingo visitar. Llamé a tu puerta, más que nervios en mi estar, asomas por la puerta, más que felicidad. Sin palabras me quedo cuando seria te veo, con solo una sonrisa que me dediques me alegro. Mi corazón se me acelera, puesto que no lo puedo controlar, al tenerte tan cerca y poderte contemplar. Mis ojos brillan cuando te veo, y mas cuando tus ojos, que castidad parecen tener pues no suelen responder a los míos, los humedece ante tal privilegio que le has brevemente ofrecido. No se porque tu deseo de haceme sufrir, al mirar el suelo cuando confieso mi cariño por ti, pero bueno. Al escuchar tu voz mi corazón se calma puesto que el se para, para escuchar el tuyo también. Yo también nervioso me pongo al tenerte tan cerca, no solo tu mi vida, que lo que tu sientes lo siento yo también. Yo lo que busco princesa, es poderte admirar, y que tu contenta estés por mi llegar. Sin embargo me duele, no lo tomes a mal, que pienses que la edad nos puede separar.

Que más da si eres demasiado joven para amar si juntos este maravilloso destino nos ha permitido estar, por una extraña posibilidad.

 

Este poema lo compuse inspirándome en mis hechos reales. Mi viejo y cansado rocín es mi moto que es una Derbi Rabasa C-7. Mi chica y sus chachas tienen por costumbre casi todas las tardes pasear por el pueblo por lo que algunas veces me las cruzó en mis vueltas locas.

Lo que está resaltado en naranja es como una queja que le expongo, ya que cuando le hablo se ruboriza y suele mirar el suelo, y es que mi chica es muy tímida. Me gustan muchos sus ojos, son tan bonitos….

 

 

 

4º Edición especial, la que nunca se va a enviar. 05/09/07 0:22

Cierto día, como cada día, nuestro amigo el conde Dvdnor se hallaba en sus aposentos atareado con la escritura de una poesía. Sabía como empezar, más no sabía como acabar. Solo sabía que sus sentimientos quería en palabras mostrar, con el fin de que su hermosa amada Marilea su poesía quisiera degustar, y de paso se divirtiera un poco en su relato contar. -¿Qué le digo?-. Pensaba nuestro querido Dvdnor.-Si ya todo está dicho, más siento como si me faltara algún dicho, más no consigo recordar tal dicho. Quizás ya se lo he dicho y por eso no puedo recordar-. En fin que, con tanto pensamiento, no pudo a tiempo acabar y cansado decidió acostarse, más en la cama comenzó acordándose y sin más miramiento se volvió a levantar. Ya era madrugada, más a él no le importaba. Al fin al cabo era conde, no tenía que trabajar, y mucho menos tenía que estudiar. Pues ya su carrera era el verso aunque con una poco de prosa para variar. Él sabía que sus poesías no eran correctamente métricas ni que seguía una regla en el ordenado de las estrofas. Él pensaba que seguir una estructura terminaría por destruir lo que quería expresar, o aún peor, que otra cosa iba a significar. Pues sin desviarnos más, el conde comenzó de nuevo a relatar con mucho misterio su sentimiento sin los ojo parpadear por si alguna palabra de la mente se le pudiera escapar. Tenía miedo de que así ocurriera, pues para él sería un error enorme. Tenía que relatar utilizando todo su potencial de la manera más ingeniosa posible. Su amada, además de calentarse la cabecita, tenía que entender su poesía, sino todo trabajo sería en vano y solo él sabría el verdadero significado. Eso no ayudaría, para nada. Tenía que escribir con el corazón, pero a la vez que cada una de las palabras que este le enviaba por la mente tenía que ser supervisadas y cuidadosamente seleccionadas. Las ganas de dormir se le olvidaba. Estaba absorto con su relato. Estaba totalmente concentrado. Pero a medida que escribía el mismo se estaba liando, ya no sabía ni tan siquiera él lo que quería decir. Tenía que parar, y por la mañana continuar, pues un mejunje poético estaba a punto de crear, y eso destruiría su concepto literal.

A la mañana siguiente, como todas la demás, se levantó bien tarde, pues la noche anterior dejó escapar con su creación conceptual. Vio que el tema del poema estaba ya bien explotado, y que lo mejor sería no continuarlo. Lo leyó y lo releyó. Al final lo encontró una obra majestual, y decidió guardarlo para en un encuentro próximo a su amada entregar.

En el encuentro, como cada encuentro, a su amada le entregó su sentimiento, que no era más que un trozo de su corazón, una poesía. Ella no lo leyó, de noche era y luz cercana no se hallaba, puesto que ya en su casa lo leería.

Cierta noche el conde Dvdnor a Marilea llamó, hacía tiempo que no la veía. Quería saber como los días ella se los pasaba. En la conversación le pregunto que le había parecido la poesía que cierta noche anterior le entregó. Cuando le contesto un escalofrío por el cuerpo le recorrió, el alma se le cayó a los pies. Solo lo había leído una vez, no lo había entendido. Pero le parecía bonito, sin embargo la ignorancia afea lo verdaderamente bello, un hermoso relato había quedado destruido, ignorado para siempre. Solo era un estúpido trozo de papel manchado. Nada tenía significado. Su trabajo fue finalmente en vano. Sin palabras para ella se había quedado nuestro amigo. Todo en su mente había sido borrado, más aún quedaba algo en su corazón que se había salvado. Más lo reservó para uso privado. Ya no escribiría nada más para ella. Todo quedaría fichado, ¿o no?

 

V. edición. Especial de Navidad. “Ente nubarrones”. 27/12/2007  00:37

 
Aquel día llovía como nunca antes tanta agua del cielo había caído estallando en gotas, arrastraba la tierra de los caminos. Nuestro amigo, el conde Dvdnor, cierta lluvia le alcanzó en su cabalgar, pero no se paró, ni se preocupó de hallar un lugar donde a su viejo rocín y a él cobijar, aguardándose de la lluvia que a todo hombre le produce mal estar. Siguió cabalgando entre nubarrones, con la mirada fija en el horizonte, ni tan siquiera alzaba la vista hacia atrás. Las nubes, madres de toda agua cayente, impedían al Sol alzar sus rayos hacia el solitario jinete. Sombría cara mostraba nuestro amigo, ¿un mal día tal vez? Se bajó y siguió a pie, temblaba por el frío, ya ni tan siquiera era capaz de vislumbrar bien el ahogado camino…

 

Ya ni tu huellas hallo, Marilea, del camino por esta tormenta han sido borradas, ¿acaso no previsteis esta tormentosa travesía? Ni una señal me has dejado, no te has preocupado, por tu torpeza mi corazón mal se ha guiado, estoy desorientado. No se adonde dirigir mis lentos pasos, pegados al barro han quedado, atrapados en el camino. Entre nubarrones camino, la lluvia resonante en mis tímpanos, un solo recuerdo en mi corazón sigue vivo, el recuerdo de tus dulces labios sigue conmigo, es el único que no se ha ido… Tu huella invisible, marcada profundamente, al igual que mis labios dejaron huella eterna en los tuyos… Ni el agua de la lluvia alcanza borrarlos, son permanentes. ¿Acaso los míos ya no lo sientes adheridos al los tuyos? El sabor de tu boca aún gusto débilmente… ¿Es posible toda esta confusión? Acaso no te he mostrado mil veces mi amor… la mente nos separa, nuestros cuerpos nos reclaman, y nuestros corazones fuera de cobertura se hallan… Lo único que sé es que me hallo desorientado, perdido, si tú no estás conmigo. La lluvia oculta las lágrimas, solo la piel las siente arraigadas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Han pasado por aqui

  • 25,661 aventureros/as
Blogalaxia hit counter
A %d blogueros les gusta esto: